viernes, 18 de septiembre de 2009

Un año o un instante después

Un año después regreso. Podría ser igualmente un instante incierto en el contexto de los tiempos que nos toca protagonizar o en el tiempo infinito del Universo. Regreso con la íntima convicción de haber encontrado un nuevo sentido para mi vida y un camino. Las coincidencias me lo confirman. En otra oportunidad escribiré un rato sobre esas maravillosas pistas que nos ofrece la vida.

Hoy, ahora, es tiempo de agradecer a quienes desde otros escenarios se encontraron conmigo y me escribieron, a las personas que con amor se expresaron en los comentarios, a mi maestra y mis compañeras de curso que me recordaban el blog abandonado, a la grandiosa alumna que apareció un día por esta vía para impulsarme a compartir lo que voy aprendiendo y retarme a investigar lo que todavía no he aprendido, cuando creía que no estaba suficientemente preparada para la experiencia de enseñar.

Todas y todos ustedes me inspiran, mil gracias por estar aquí conmigo.

2 comentarios:

Jenny dijo...

Qué bueno que regresastes! La verdad que ya nos estaba haciendo falta leer tus experiencias tan enriquecedoras y con ese toque tan sencillo y tan fácil de entender. Gracias a ti por compartir lo que vives con Reiki y eso además nos motiva a que sigamos adelante en esta experiencia maravillosa de servir como canal de luz para ayudarnos a nosotros y ayudar a otras personas. Abrazos desde Guarenas!!!

Hiddekel dijo...

Apreciada María,,, he disfrutado infinitamente leerte una vez más, pues cada palabra en ti emerge como un destello de luz que sale del corazón,,, simple y maravillosa prosa, simple y sabia, enriquecedora como todo lo bueno del Universo. Pero por favor,,, no permitas que nos perdamos de estas notas tanto tiempo... esto es vitamina para muchas almas¡¡¡